¿Cómo nace SER MEJOR SER?

Muchas veces me han preguntado cómo es que comenzó SER MEJOR SER. Hoy les cuento un poco sobre mis comienzos y el desarrollo de ésta propuesta.
Yo me considero una “buscadora de luz”, una persona que siempre ha querido avanzar, conocer, descubrir nuevas cosas que me ayuden, que me den nuevas herramientas para ser mejor ser. Desde adolescente buscaba tomar cursos, ver documentales, leer libros, conocer nuevos horizontes y aprender, aprender, aprender continuamente. El deseo inagotable de aprender: Esto considero que es una característica indispensable para avanzar y triunfar en la vida.

Cada año que termina, me pregunto qué estudiaré al año siguiente. Mi primera formación es como educadora, porque desde siempre los niños pequeños me han inspirado una enorme ternura y un afán de protegerlos, porque estos primeros añitos son cruciales en la vida de una persona, puesto que en esta etapa son tremendamente frágiles y vulnerables.

En cuanto acabé la carrera de educadora y empecé a ejercer en un kinder, de inmediato inicié la carrera de Antropología, estudiándola por las tardes especializándome en Etnohistoria pues también desde niña me cautivó el pasado, nuestras raíces, nuestros orígenes…

Aunando mi fascinación por el arte al de la historia, estudié también Historia del Arte, y fui maestra universitaria por muchos años, transmitiendo mi amor y mi gusto por las bellas creaciones del hombre a través de los tiempos y las culturas en sus esferas más sutiles. A mis alumnos les encantaban mis clases porque era yo como una “contadora de cuentos” pues salpicaba con un sinnúmero de anécdotas de la vida de los artistas, los elementos clave para comprender y descifrar el significado profundo de los estilos y las obras de arte en las diferentes épocas, del arte prehistórico al contemporáneo.

Y durante el verano, yo quería seguir aprendiendo sin desperdiciar nada de tiempo, así es que en mis vacaciones como guía para escolares en el Museo de Antropología, inicié también mi formación como artista plástica estudiando vitrales, fascinada por la magia de la luz filtrada a través de los vidrios de colores, y así aprendí también a pintar en vidrio, de tal modo que por más de 25 años he tenido mi taller de vitrales emplomados, creando muchísimas obras tanto para espacios públicos como privados. Los vitrales me dieron muchas cosas hermosas…entre ellos el amor.

Yo de niña era una pequeñita de piel morena, delgadita, muy linda; sin embargo no me veía agraciada en absoluto, al contrario, me sentía poco valiosa, como un estorbo, percibiéndome fea, inadecuada y sin ningún valor. Cuando me transformé en una bella jovencita, nunca lo percibí así pues estaba llena de complejos e inseguridades, creyendo que nadie jamás podría amarme.

Sin embargo, años mas tarde, me casé con un fantástico artista del vidrio, y por varios años me dediqué a criar a mis hijas, a hacer vitrales y a dar clases de historia del arte. Vivimos por algunos años en San Francisco, California, aprendí inglés, reiki, pintura en vidrio, grabado. Y sobre todo, vencí muchas limitaciones y miedos al salir de mi zona de confort y enfrentar vivir en un país diferente, con una cultura y un idioma distinto.

En esos años, pasé por otro de los momentos más dramáticos e intensos de mi vida, cuando jugué una partida de cartas cara a cara con la Muerte y se me permitió ganar, pues me parece que aún tenía un cometido que cumplir aquí en el planeta Tierra. Tuve una operación de cálculos biliares, (los cuales representan amargura, condena, ira petrificada, dice la metafísica de la salud). Era un procedimiento quirúrgico aparentemente sencillo, pero el médico cometió una equivocación que casi me cuesta la vida, ya que picó el hígado al extirpar la vesícula. Empecé a desangrarme pues éste se partió en dos.

Fueron momentos terribles….siete transfusiones y la vida se me iba… cinco cirugías con anestesia general en cinco días seguidos, ambulancia aérea a Houston, terapia intensiva, un mes en el hospital, pérdida de 15 kilos de peso, inyecciones de morfina cada tres horas para calmar los dolores más inimaginables y la clara sensación de estar muriendo, percatándome de que estaba a punto de dejar huérfanas a mis dos pequeñas hijas (en ese momento de tan solo uno y seis años de edad) más una deuda económica mayúscula sobre nuestra economía.

Todo esto me llevó a darle un nuevo sentido a mi existencia, mucho más espiritual, al regresar lentamente y con una enorme fragilidad para retomar mi vida.

A partir de entonces, el sentido de trascendencia más allá de lo material, la compasión y empatía hacia el sufrimiento de otros y un profundo deseo de paliar los dolores de mis semejantes, me empezó a transformar el alma, como el hierro que se va forjando, bajo el fuego y con los golpes, necesarios para irle eliminando las impurezas y darle una hermosa forma.

Así somos en las manos de Dios ante las pruebas de la vida, ese es el más alto fin de las dificultades con las que nos topamos a lo largo de nuestro caminar. Por eso, todos los humanos sin excepción debemos transitar por recorridos tormentosos y de dolor, para salir evolucionados y crecidos en amor. Aprender que no tiene sentido decirse “¿por qué a mí?” sino “¿para qué a mí?” fue una enseñanza de valor incalculable que integré a cabalidad después de esta experiencia.

Me di claramente cuenta cómo todo puede cambiar en un segundo, y entonces las prioridades toman otro orden muy diferente, realmente el más importante. Aprendí a valorar inmensamente el portentoso regalo que es nuestra salud, lo maravilloso de las cosas más sencillas de la vida y el infinito gozo que hay al vibrar en la dimensión de la conciencia “del aquí y del ahora”.

El deseo de estar mejor y mejor internamente y también el deseo de ayudar a otros, me llevó a formarme como psicoterapeuta. Finalmente me di cuenta de que me encontraba lista para empezar a dar auxilio a otros, consciente de que precisaría seguir estudiando y aprendiendo nuevas cosas durante el resto de mi vida…

Y así, poco a poco, como quien borda un tapiz con puntadas minuciosas, he ido añadiendo nuevos colores y tonalidades a mi práctica psicoterapéutica, tales como arte terapia, para que las personas puedan ver plasmados de manera externa sus sentimientos y emociones internas, encontrándole un sentido mucho más claro a lo que le sucede… músico terapia, para acompañar a las personas en sus procesos internos con un ritmo, un compás, un tempo determinado para ayudarles a conectar más profundamente con sus emociones.

Estudiar tanatología me ha servido muchísimo para poder acompañar a quienes pasan por algún duelo; inteligencia emocional, coaching, locución… de tal modo que hoy en día observo con alegría este mosaico, cuyas múltiples piezas ya articuladas, ofrecen un panorama pletórico de posibilidades de transformación del ser…

He usado mis dolores, heridas y crisis personales como combustible para transformarme en la mujer fuerte y capaz que hoy en día soy. Las claves han sido ir más allá de mis límites con esfuerzo, determinación, paciencia y perseverancia.
A nivel profesional he tenido diversas satisfacciones tales como lograr la publicación de mi primer libro tanto en España como en México y verlo traducido ya al inglés, ganar una beca de la Universidad Complutense de Madrid para estudiar Neuropsicología y su relación con la educación y las emociones, participar en tres ocasiones como conferenciante en el evento del Día Internacional de la Mujer en el Auditorio Nacional ante diez mil mujeres, obtener el Premio Nacional de la Mujer 2010 en la categoría de Educación, tener desde hace seis años mi programa de radio en Grupo Imagen, una de las radiodifusoras más prestigiadas del país, crear el Método Ser Mejor Ser el cual imparto a través de un Diplomado anual resumiendo en éste, años y años de estudios y experiencias personales para facilitarle el camino de crecimiento a muchos.

Siento inmensa satisfacción al ver cómo he logrado impactar a muchas personas quienes utilizando lo que yo les aporto aunado a su propio anhelo de vivir mejor su vida, han crecido y florecido de modo inimaginable. Ser testigo de estas transformaciones me hace sentir que cada dolor, cada crisis, cada pesar en mi alma ha tenido un gran sentido.

Me acuerdo estar en mi habitación de adolescente, garabateando sumida entre mis pensamientos, dudas y sueños, cuando escribí una frase que aún conservo en un papel: “La evolución es una cuestión de esfuerzo personal”
A mis quince o dieciséis años, mi ser superior me había dado la clave de lo que sería el resto de mi vida…
Amar, crecer y contribuir: el sentido último de una vida que valga la pena haber vivido. El objetivo último durante nuestro paso por la tierra:
SER MEJOR SER: Convertirse en la mejor versión de uno mismo
Déjanos aquí abajo tus comentarios.

7 Comentarios

  1. | Responder
    Rosa Isela Hernández Rosa Isela Hernández

    Es conmovedora tu historia, lo que te llevo a donde estas, ayudando a tantas y tantas personas que te necesitamos. Te lo agradezco enormemente. y doy Gracias a Dios por haberme permitido conocerte. ?❤ GRACIAS

    • | Responder

      Gracias a ti Rosa Isela por interesarte en tu desarrollo emocional y acercarte al método Ser Mejor Ser.
      Un fuerte abrazo.

  2. | Responder
    Ana María Montaño Ana María Montaño

    Doy gracias a Dios por qué te conocí y así he aprendido a vivir feliz, a dar gracias cada mañana por todo lo que la vida me ha otorgado por que yo valgo, yo merezco y soy la mejor versión de mí misma. MUCHAS GRACIAS por todas las herramientas que he adquirido atraves del Diplomado. Ahora es un hecho tu energía abarcará el mundo. Que Dios te bendiga

    • | Responder

      Mi estimada Ana María, gracias a ti por tu testimonio. Es un gusto leer que ha sido de tanta ayuda, gracias por acercarte al metodo Ser Mejor Ser.
      Un abrazo grande.

  3. | Responder

    Somos muy bendecidos tooodos los que hemos tenido el gusto de estar contigo, de tomar tu taller y el diplomado completo,,, tienes un gran DON y es el de saber expresar y explicar de forma amena y clara todas las ideas , todos los temas que tocas y toda la información que nos das… nos pone es un estado de éxtasis…. bueno…. a mi así me sucedió…. súper interesante, apasionante y … no se logré tener un estado que hacía mucho no sentía de …. esa emoción de descubrir cosas nuevas… esa experiencia de ver las cosas desde otro enfoque, como una niña que va encontrando cosas nuevas para explorar y luego va corriendo a contarlo a sus amigos o sus papás sus divertidísimas aventuras
    Maravilloso que estés entre nosotros y que hagas esto que haces.. ayudar a tantas personas ….. Margarita Blanco DIOS TE BENDIGA Y jamás nos cansaremos de estar agradecidos contigo, por compartir tus conocimientos y por tener ese corazonsote…. TE QUEREMOS MARGARITA… TE QUEREMOS….!!!!

  4. | Responder
    Lupita G. Calvo Lupita G. Calvo

    Es admirable para mi su fortaleza y su forma de hablar con tanta paz y serenidad despues de pasar por tanto, es un previlegio para mi conocerla aunque sea por videos o a traves de sus escritos en sus paginas en internet, lo poco que he leido me esta ayudando hacia mi persona Gracias “Dios la Bendiga y siga cosechando exitos.

    Lupita G. Calvo.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.(Requerido)

Puedes usar estas etiquetas