¿Cómo se fue hiriendo tu Niñ@ Interior?

Aquí les comparto una breve reflexión sobre la manera en que se comienza a mandar al “cuarto oscuro” a nuestro pequeño Niño Interior.

«… Cuando a un niño se le restringe el afecto y se le refleja una imagen negativa de él mismo, literalmente se seca como plantita sin agua… Cuando constantemente se le dicen (en palabras o en acciones) cosas tales como «no te quiero, qué tonto eres, eres muy latoso, yo lo hago, tú no sabes… no, no, no» etc. Entonces se torna tímido y retraído, o agresivo y rebelde, o llorón y enfermizo, etc.
Crece triste e inseguro… y va sintiéndose insuficiente y de poca valía.

Cuando en cambio, se le refleja una imagen de alguien bello, valioso, amado, la personita al crecer va sintiéndose así, sabiéndose así…

Pero la realidad es que generalmente las cosas no son blancas o negras, sino con muchos matices intermedios… y entonces vemos que los padres dan su amor, pero también lo retiran cuando el pequeño no cumple con la imagen idealizada de lo que según ellos debe el hijo ser, hacer o decir.

¿Qué pasa entonces cuando el niño siente que le retiran el afecto? Muchas veces deja de hacer lo que le sea natural hacer, para tratar de llenar la expectativa del padre o la madre… comenzándose así el ciclo de falsearse a sí mismo, creando máscaras para dar la imagen que el adulto desea para otorgar amor y aprobación, dudando de lo que siente o piensa (como nuestro niño del avión que supuestamente no volaba…) y alejándose de su propio centro, de SU verdad… allí justamente puede decirse que el ciclo neurótico se ha iniciado.

A muy temprana edad, el individuo comienza entonces a alejarse de su centro, ya no presta atención a lo que piensa o siente, y comienza a actuar con falta de congruencia, buscando solamente agradar a aquellos de los que depende. Posteriormente, se fija esta manera de actuar y continúa extendiendo dicha actitud con los amigos, las parejas o los hijos, mandando al Niño Interno a un cuarto obscuro, a un calabozo frío y lúgubre en el interior de cada ser, donde este pequeño morará con miedo y soledad hasta que eventualmente, si se tiene suerte y llega el momento, se rescatará para ser traído de nuevo a la luz, acompañándolo y protegiéndolo como siempre debió haber sido.»
Tú ¿recuerdas cómo fue tu infancia? Déjanos aquí tu comentario

12 Comentarios

  1. | Responder
    Brenda Brenda

    Muy buen artículo, muchas gracias Margarita por compartir tu sabiduría con nosotros y ayudarnos a ser un mejor ser

  2. | Responder
    Rosa Isela Hernández Rosa Isela Hernández

    Gracias Margarita por ser uno de los ángeles que en este plano terrenal me ha ayudado muchísimo a evolucionar, Mi niña interior todos los días esta conmigo disfrutando de esta vida maravillosa. TQM. Margarita.

  3. | Responder
    Ana Maria Ana Maria

    Gracias por su ayuda, es de gran ayuda para ir sanando desde dentro y hacerlo externo hacia los seres cercanos y amados y también para verme como Mama y crecer con mis hijos en amor ?????? Gracias, bendiciones infinitas ?

    • | Responder

      Ana María, es un placer leer que tu crecimiento personal a sido tan maravilloso. ¡qué siga así! Abrazos.

  4. | Responder
    Rosa M Rosa M

    Hola cómo le hago si a una hija creció sin amor sin sentirse amada querida por la mamá y que a sus hermanos si le demostraba ese amor la ma ma ahora ella no tiene confidencia en sí misma . Se puede eso sanar ?

  5. | Responder
    María María

    gracias ha sido de mucha ayuda, mi infancia fue muy difícil mucho maltrato psicológico tanto de familia y compañeros de escuela mi niña interior estaba en un cuarto muy oscuro pero como hizo el ave Fénix regresa de las cenizas así esta hoy mi niña interior

  6. | Responder
    niohsandra@gmail.com niohsandra@gmail.com

    Yo recuerdo estar sola buscaba esconderme o tardarme donde
    Me mandaban para ver si me decian donde estabas y so bee todo recuerda
    Apartarme y sentir q no era mi circulo
    E cambiado un poco me gusta Apartarme y so lo me aserco a gente
    Q. Me inspira confianza

  7. | Responder
    Yolanda Martínez Yolanda Martínez

    Margarita, que increíble que aún cuando no recordemos conscientemente experiencias de descalificación, cómo el simple no,no,no, nos orilla a desarrollar las máscaras, que hoy día se manifiestan en nuestro diario vivir.

  8. | Responder
    Cesar cortes Cesar cortes

    Todo lo que usted escribe tiene un poder de sabiduría! Porque dice exactamente lo que uno siente al recordar el pasado. No me queda más que agradecerle todo lo que nos ayudan sus artículos.

  9. | Responder
    Maria Martinez Maria Martinez

    Gracias !! Por tu ayuda , mi niñez fue muy triste , mi madre nunca me tomo atención y fui muy maltratada físicamente por ella!! Y eso
    Me sirvió a mi a romper la cadena con mi familia, pero abecés los recuerdos Buelben ,como podré olvidar todos los malos momentos?gracias.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.(Requerido)

Puedes usar estas etiquetas